¿Palacios Para los Hijos del Pueblo? Una Historia Muy Breve de las Escuelas Públicas de Providence

0
293
19th century classroom

The Providence Eye está inaugurando una serie sobre los orígenes de los nombres de las escuelas de Providence, principalmente, pero no exclusivamente, las escuelas públicas.

Todo el mundo sabe quién fue Martin Luther King Jr., y lo mismo ocurre con Roger Williams.

¿Pero quién era Nathan Bishop?

¿Quién era George J. West? ¿Quién fue María Fogarty?

¿Cuándo empezaron a nombrar las escuelas?

¿Por qué tantas escuelas llevan nombres de hombres?

¿Qué habían hecho para merecer un nombre de escuela?

¿Cómo se refleja la población estudiantil en los nombres de las escuelas a las que asisten?

Cada escuela tiene su historia particular, pero la historia general de las escuelas públicas de Providence es un buen lugar para comenzar a comprender el desarrollo del sistema escolar.

250 niños en un aula

Si bien hubo varios esfuerzos para crear escuelas públicas (entonces llamadas “comunes”) en los primeros años de la colonia de Rhode Island, y surgieron numerosas escuelas privadas para aquellos que podían pagar, la Asamblea General aprobó una ley en 1800 proponiendo escuelas públicas y gratuitas. escuelas apoyadas (específicamente para niños blancos). La mayoría de las ciudades de Rhode Island presionaron contra la ley y luego procedieron a ignorarla, pero Providence (con una población de 7.614) perseveró. Las condiciones no eran ideales: cada una de las cuatro nuevas escuelas tenía capacidad para 250 estudiantes de cualquier edad, entre 6 y 18 años, todos sentados en una sala con un maestro y un acomodador a cargo.

En 1828, la población de Providence se había duplicado (era 16.836 en 1830) y, como era de esperar, estas escuelas eran deficientes. Se aprobó una nueva ley que permite que las escuelas se financien con loterías y con impuestos especiales. Esta vez los niños negros no fueron excluidos, aunque su escuela, Meeting Street, solo acogió a niños de hasta diez años. Las escuelas a las que asistían los estudiantes blancos permitían estudiantes de hasta dieciséis años, aunque la mayoría tenían entre 6 y 12 años, ya que los niños mayores iban a trabajar. Los niños que se preparaban para la universidad iban a un tutor o a una de las escuelas privadas. La educación superior no estuvo disponible para las mujeres en Rhode Island durante más de sesenta años.

Asa Messer School, now unoccupied

En 1832, cuando Providence se convirtió en una ciudad con una población de unos 17.000 habitantes, 1.150 niños estaban siendo educados en las once escuelas públicas de Providence, y la gente sentía que había que hacer algo para reducir el hacinamiento. En comparación, al mismo tiempo, 1.682 niños asistían a las 56 escuelas privadas de la ciudad.

En 1839, la junta escolar contrató a un joven graduado de Brown, Nathan Bishop, quien se convirtió en el primer superintendente de escuelas de Providence. Examinó las escuelas existentes en la ciudad y encontró que todas ellas no eran aptas para educar a los niños; en dos años se construyeron trece nuevas escuelas.

En 1841, Providence tenía diecinueve escuelas, y la junta escolar estaba ahorrando dinero contratando maestras que generalmente ganaban tres quintas partes del salario de los maestros varones; siete hombres y 36 mujeres intentaban educar a casi tres mil niños, pero tal vez afortunadamente, el ausentismo fue alto: una quinta parte de los niños trabajaban en lugar de asistir a la escuela. Sin embargo, cuando el educador Henry Barnard fue contratado para inspeccionar las escuelas del estado en 1843, elogió a Providence, que, dijo, “se ha convertido en un brillante ejemplo para muchas otras ciudades”.

La ciudad se dio cuenta de que necesitaba una escuela secundaria y se construyó una en Benefit Street, entre Angell Street y Waterman Avenue (en un terreno cubierto de hierba en pendiente ahora conocido como RISD Beach) y se abrió tanto para niños como para niñas en 1843.

La ciudad también necesitaba ocuparse de los niños delincuentes, y en 1850 se creó el Reformatorio para niños menores de 18 años que habían sido condenados por los tribunales o enviados por sus padres si no eran «dóciles a la disciplina paterna». Fue transferida al estado en 1880 y, en 1881, la escuela se trasladó de la antigua Casa Tockwotton en Providence a la granja estatal en Cranston. La casa fue demolida en 1889, el terreno se convirtió en un parque y, en 1951, se construyó en el lugar la escuela primaria Fox Point, que ahora lleva el nombre del difunto presidente de Brown, Vartan Gregorian.

Photo courtesy of Small State History.com

Desegregación e inmigración

A fines de la década de 1850, hubo un movimiento para eliminar la segregación en las escuelas de Providence: desde 1828, los niños negros solo podían asistir a las escuelas primarias (de 5 a 9 años) y secundarias (de 10 a 14 años) ubicadas en Pond Street y Meeting Street, y se les negaba admisión a la escuela secundaria. El restaurantero y empresario George Downing y otros ciudadanos negros presentaron una petición al Comité Escolar de Providence en 1864. Cuando esto no tuvo éxito, llevaron su campaña a la Asamblea General. Como escribió en sus memorias George Henry, un ciudadano próspero de la comunidad negra de Providence, “mi propuesta fue solicitar a la Asamblea General que mi hijo fuera a la escuela en mi propio barrio, donde pago impuestos y voto”. Este argumento tuvo éxito y en marzo de 1866, la legislatura de RI determinó que “al decidir sobre una solicitud de admisión a cualquier escuela en este Estado, mantenida total o parcialmente con fondos públicos, no se hará ninguna distinción por motivos de raza o color del solicitante.”

lo largo del siglo XIX, Providencia creció, prosperó, atrajo inmigrantes de Europa, Quebec y la campiña de Nueva Inglaterra y, después de la Guerra Civil, a negros del Sur. Se convirtió, sin mucha exageración, en el taller del mundo. Bajo Thomas Doyle, el ambicioso y enérgico alcalde que cumplió varios mandatos en las décadas de 1870 y 1880, el sistema escolar se expandió enormemente para hacer frente al número de niños y a la necesidad de una fuerza laboral al menos nominalmente alfabetizada.

La escuela Gilded Age Providence más elegante (y más cara, $133,668 dólares) fue probablemente Point Street, que fue demolida en 1960 para dar paso a la I-95. En 1873, fue descrito como “un palacio para los hijos del pueblo”. Tenía doce aulas, un salón de actos y una biblioteca bajo su techo abuhardillado, un diseño precursor del Ayuntamiento de Providence, completado cinco años después.

Point Street School, circa 1903

La escuela Point Street y una nueva escuela secundaria en Summer Street fueron planificadas y construidas justo antes del Gran Pánico de 1873. La depresión que siguió duró la mayor parte de la década de 1870 y aterrorizó al Comité Escolar, que decretó edificios más pequeños y más baratos «evitando así los males que surgen». de reunir a un gran número de niños bajo un mismo techo”. (Irónicamente, esto es lo opuesto a la política actual del PPSD de escuelas “más nuevas y menos”. Hace ciento cincuenta años, la Junta Escolar estaba convencida de que las escuelas más pequeñas “evitarían los males que surgen al concentrar un gran número de niños bajo un mismo techo. ”)

En 1886, había 92 escuelas públicas en Providence (una escuela secundaria, once escuelas primarias, treinta y ocho escuelas intermedias y cuarenta y tres escuelas primarias), todas con el nombre de las calles en las que se encontraban.

Después del frenesí de construcciones de finales del siglo XIX (y el aumento de la población y la reducción de los consejos escolares), la siguiente crisis se produjo a mediados de la década de 1920, cuando Providence estaba a punto de reventar con más de un cuarto de millón de habitantes (en 2022 era una estimado 189.000). Se contrató a un consultor externo, el Dr. George D. Strayer del Teacher’s College de la Universidad de Columbia, para estudiar el sistema. Encontró graves deficiencias en la falta de financiación, edificios viejos e inadecuados y aulas superpobladas. Recomendó un sistema tripartito compuesto por escuelas primarias (K-6), secundaria (7-9) y secundaria (10-12). Parte de este plan pronto se puso en práctica y condujo a la creación de la Escuela Nathan Bishop en Elmgrove Avenue (1929), la Escuela Oliver Hazard Perry en Hartford Avenue (1930), la Escuela Nathanael Greene en Chalkstone Avenue (1930), la Escuela Gilbert Stuart, Escuela Bucklin Street (1931) y Escuela Roger Williams en Thurbers Avenue (1932).

Esos cinco nombres parecen decir algo sobre los valores que la junta escolar esperaba que los estudiantes emularan: reforma, destreza militar, habilidad artística, tolerancia religiosa.

Reformas recientes

En tiempos más recientes, los esfuerzos de reforma se reanudaron en 1993, con el informe de la comisión PROBE que encontró «un sistema escolar confundido acerca de las prioridades, interesado en recompensas personales, posibilidades de patrocinio o funciones burocráticas».

Poco sucedió hasta 2019, cuando el Comisionado de Educación de Rhode Island convocó a un equipo del Instituto Johns Hopkins de Política Educativa. Los investigadores señalaron que si bien la pobreza y los estudiantes de inglés no eran exclusivos de Providence, había disfunciones sistémicas inusualmente profundas en el sistema educativo del Distrito de Escuelas Públicas de Providence (PPSD) que claramente y muy negativamente impactaban las oportunidades de los niños en Providence. Concluyeron que “la gran mayoría de los estudiantes no están aprendiendo al nivel de su grado, o ni siquiera cerca de él, con raras excepciones; los profesores están desmoralizados y se sienten sin apoyo; la mayoría de los padres se sienten excluidos de la educación de sus hijos; A los directores les resulta muy difícil demostrar liderazgo, muchos edificios escolares se están deteriorando en toda la ciudad y algunos incluso son peligrosos para el bienestar de los estudiantes y profesores”.

A estas conclusiones se ha llegado antes, al menos ocho veces durante los últimos dos siglos. Cada vez que se construyeron nuevas escuelas, se contrataron más profesores, se probaron nuevos planes de estudio y se buscaron nuevas formas de organizar las escuelas. La escolarización urbana es difícil y sus problemas recientes se ven agravados por el COVID, la pobreza, los edificios inadecuados y una alta proporción de estudiantes que aprenden inglés. Pero las escuelas tienen que perseverar, encontrar una manera de llegar a los estudiantes donde están y guiarlos hacia donde podrían estar.

Jane Lancaster PhD es historiadora y ex maestra de escuela pública (en el Reino Unido) que vive en Providence. Es una historiadora galardonada y ha enseñado en RISD y Brown, e incluso (una vez) en Taiwán.